GUERRA A ULTRANZA

GUERRA A ULTRANZA

Presentación en el Seminari de Tarragona

Presentación

lunes, 1 de diciembre de 2014

Guerra a Ultranza, reseña.



Guerra a ultranza: Barcelona 1713-1714 - Amando Lacueva.
Título: Guerra a ultranza: Barcelona 1713-1714
Autor: Amando Lacueva.
Longitud de impresión: 627 páginas.
Editorial: Ediciones Citerior
ISBN-13: 978-8493867720.


Sinopsis: Mientras las tropas del archiduque Carlos abandona Cataluña, los Tres Comunes declaran la Guerra a Ultranza al Borbón en julio de 1713.


Por las lúgubres callejas de la ciudad, atestadas de migueletes, espías borbónicos y asesinos a sueldo de los mercaderes, se libra una cruenta batalla por el poder absoluto, que enfrenta a las facciones de radicales partidarios de la guerra, contra los sumisos, seguidores del Borbón.


El duque de Pópuli al mando del ejército de las dos coronas cerca la ciudad, y en su avance arrasa los pueblos y villas del Principado que no rinden pleitesía a Felipe V. Barcelona se prepara para la contienda que librará contra el ejército de más de cuarenta mil soldados que comanda el duque de Berwich, enviado por el propio Luis XIV en sustitución del duque de Pópuli. La ciudad es bombardeada de forma cruel las moradas arrasadas y sus murallas derruidas, pero el poder de las bombas no detiene los enfrentamientos internos, motines, conspiraciones, traiciones, el hambre, las incursiones y estrategias de uno y otro bando. 


Es una obra de intriga, conspiración, traición y sobre todo, revestida de un gran rigor histórico. 


Opinión personal:

Comienzo mi reseña dando infinitas gracias a Maria Loreto Navarro Pacheco por organizar el sorteo en el grupo de Facebook "Reseñas Literarias", en el que fui agraciada con este ejemplar, y a Amando Lacueva por cederlo y por su afectuosa dedicatoria.

sábado, 6 de septiembre de 2014

VICTUS & GUERRA A ULTRANZA

VICTUS Y GUERRA A ULTRANZA
DESCEREBRADOS 2ª PARTE


La comparacion es odiosa PORQUE yo no soy Albert Piñol y Guerra a ultranza sin padrino Tiene ALGUNO COMO VICTUS, pues si Tuviera de Compañeros de viaje a TV3, Punt Avui, Ara, ERC, Onmium Cultural,  ANC o inclusó la Propia Generalitat, gallo Otro cantado hubiera, Claro Pero, mi novela no sí ha traducido al catalán y ESO Es Un Pecado imperdonable, Que he aquí Por él podido Vivir.
Recibido Ahora Qué Piñol ha el Mismo trato denigrante Que recibi Mismo es yo Gerona PORQUE mi Obra Escrita estába en castellano, Todo El Mundo sí Rasga Las vestiduras. TV3 nos bombardea estafa tan vergonzoso PROCEDER del Instituto Cervantes (LLEVA DOS Días Hablando de lo Mismo y lo ... Que Nos Espera). Tanto Ara, de como el diari Avui Punt, de han Llevado a SUS PORTADAS el trato vejatorio Recibido Por Mi Colega de letras y de Visto Aunque No Haya he aquí, no me extrañaría Que TV Punt Avui sí hubiera made eco del Suceso, amén de Otros Medios Que Anidan Por ESTOS lares.
Ojala Que Ningun Otro Escritor Tenga Que verso humillado Por UNOS descerebrados Que No entienden Lo Que es la literatura y mezclan de forma intencionada la Política estafa la Cultura.
Yo le Vivido ESE Desprecio En Mis carnes, ese politiqueo de UNOS Pocos ignorantes y me le Dado Cuenta Que los intolerantes sí encuentran en Ambos bandos del burladero, UNOS Por catalanistas y Otros Por anticatalanes ... Si es Que No aprendemos de la Historia, Historia de Nuestra .
Sin vergüenza Siento embargo; vergüenza, PORQUE nadie de supo Salir a la palestra un defenderme CUANDO fuí Objeto de la ESA Misma Humillación. Vergüenza, porqué Los Medios no tratan a los Escritores catalanes de la Misma forma. Es de COMO SE ESCRIBE UN catalán Que en castellano estuviera relegado al ostracismo ... lo ESTA.
La literatura de catalanes Escrita en castellano, Es Tan literatura catalana COMO CUALQUIERA. Es de como si el los valencianos renunciaran a Blasco Ibañez PORQUE SUS Obras las escribio en la lengua de Cervantes.
Vosotros, los de Uno y Otro bando, descerebrados todos. A ver si os dais Cuenta Que la literatura es universal, y la ONU Ataque politizado un La Misma solitario Demuestra Vuestra pobre e infinita ignorancia.

GUERRA A ultranza
Barcelona, ​​1713-1714


viernes, 8 de agosto de 2014

Guerra a Ultranza, reseña de Luís Suarez.




Recuerdo en su presentación que la música escogida para la misma fue Tanhaüser de Wagner. Pues bien, Lacueva nos presenta una escena pintoresca de intento de asesinato del “Marquesito”, a manos de un monje diestro en esgrima y asesino a sueldo. Seguro basado en diferentes atentados posteriores, que eligieron asimismo un teatro, como escenario perfecto para los mismos. Recordemos el asesinato de Lincoln o la bomba anarquista en el Liceo, por ejemplo. La representación elegida para la ocasión será otra ópera, “El Rey Arturo” de Purcell, obra barroca de gran éxito en la época que nos ocupa. 

“Guerra a Ultranza, Barcelona 1713/4” (2014)


A un mes practicamente de llegar el tricentanario del triste sitio y toma de Barcelona por las Tropas Borbónicas, en la considerada primera de las contiendas civiles en nuestro país (luego vendrían cinco más); La Guerra de Sucesión Española. Duró desde 1701 hasta 1714, pasando por el Tratado de Utrech en 1713 y finalizando definitivamente con el Tratado de Rastadt en 1714, con la Capitulación de la urbe tras cruentas luchas entre las coronas de Austria y Borbón, que al final se llevó la contienda y el trono. A este último año se dedica la presente novela histórica. Tema ya tratado con éxito (con suspicacias añadidas por la manera objetiva de narración) con Albert Sánchez Piñol el año anterior en su obra “Victus” (ya comentada por mí en su día), y que ahora Lacueva retoma por caminos paralelos, dedicando solo la obra al sitio de la ciudad y con documentación reforzada por personajes de ficción junto a los históricos. Narrativa rica y adornada con motines, traiciones, espionaje e intrigas, tomando como modelo a un “Marquesito”, una Baronesa, migueletes, somatenes, religiosos y gente de a pie que acompañan a los Rafael Casanova, Manuel Flix, el Mariscal Villarroel, el General Nebot…

Está escrita en castellano, lengua madre del autor y cooficial de Cataluña con el catalán. Ambas enriquecedoras de un tierra única en diversidad cultural dentro de la Península Ibérica. No ocurrido con otros Estados de Las Españas que han perdido, o solo quedan con pequeños residuos, un rasgo tan característico como sus lenguas vernáculas.



Como una ópera barroca me imagino la estructura narrativa de la novela. Basada en dos actos, de dos épocas diferenciadas, 1713 y 1714, marcada por recitativos del narrador (que es el Marquesito y que nos explican brevemente los sucesos acontecidos en la época) y que dan paso a escenas corales en el escenario de la vida cotidiana, plebeya y militar, con arias, tríos y duetos en los que se intercalan danzas representativas de la ciudad. La orquesta la constituye el grueso de Barcelona testigo presente y principal víctima del drama barroco. 


Elegir el bando equivocado llevó a Cataluña no solo a perder los privilegios, otorgados por las Cortes de los Austrias, sino sobre todo a la destrucción, el hambre y la muerte. No sé si podría haber habido una mesa redonda frente a todos los bandos en la contienda, pero siempre es seguro que mirándose cara a cara y cayendo lluvia de ideas, siempre puede haber un entendimiento posible.

domingo, 13 de julio de 2014

Esos descerebrados



Por si alguien alberga alguna duda, escribo mis obras es castellano, algo que mis lectores conocen.


Desde días antes a la presentación de mi última obra: Guerra a Ultranza, recibí una llamada del Punt Avui invitándome a una Trobada D’escriptors, que se celebraría sobre el mes de julio. Naturalmente acepté la invitación para promocionar mi obra.


Desde abril, creo que he recibido media docena de correos electrónicos de los responsables y organizadores de la Trobada d’escriptors, y el mismo número de llamadas telefónicas para confirmar mi asistencia, en las que me ofrecían todos los avances en la organización de la Trobada: firma de ejemplares, charlas, entrevistas que se iban a realizar, horarios, lugar de encuentro, y un largo etcétera.


Fiel a mi palabra, ayer 12 de julio y a la hora que me indicaron, me presenté en el Auditori de Girona situado en el paseo de la Devesa de la ciudad, un lugar entrañable, todo hay que decirlo.


Me asignaron la firma de ejemplares desde las 12 y media hasta las 2 de la tarde y me facilitaron unos vales para la comida, pero primero debía asistir, junto con el resto de colegas de la Trobada, a una charla, concluida la cual se realizaría una foto de familia de todos los escritores asistentes al acto.


Para mi sorpresa, en la charla solo se habló de los escritores que escriben en catalán… ¿dónde quedaba yo?, pues el Conseller de Cultura, presente al acto y en manos de quién los organizadores confiaron la clausura del mismo, solo tenía palabras de elogio para las obras literarias escritas en catalán y daba a entender que solo la literatura escrita en catalán, hecha por catalanes, es literatura catalana… Parece ser que los que vivimos en Cataluña desde hace más de 50 años y escribimos en castellano, no formamos parte de ese colectivo. (No entendía para qué me invitaron) No hacemos literatura catalana, y por ende, por serlo y hacerlo en castellano, tampoco representamos a la literatura castellana. Me sentí un paria, un apátrida, un escritor que no es de ningún lado y a punto estuve de levantarme de mi asiento y abandonar la sala, no lo hice por educación.


Concluida la conferencia, nos indicaron un lugar para realizar la foto de familia. Todos los colegas buscaron sus obras dispuestas en una larga mesa para posar con ellas, para mi sorpresa, no encontré ejemplar alguno de la mía. Preguntado a uno de los responsables me indicó que no habían encontrado la versión en catalán de mi obra y que no había ejemplares para que pudiera firmar…


Estuve en San Just D’esvern, me entrevistaron, regalé ejemplares…. Todos sabían que mi obra estaba escrita en castellano, nadie me preguntó si habría una edición en catalán, nadie. En los correos electrónicos y en las llamadas telefónicas, nadie mencionó el idioma con el que yo había escrito mi novela, sin embargo, en el último instante, alguien creyó que no era oportuno que un autor como yo que escribe en castellano, mostrara a los lectores asistentes a la trobada su novela.


Nadie me llamó con antelación indicándome que no sería posible la firma. Nadie me escribió para disculparse y pedirme que no acudiera. Insistieron para que asistiera y no tuvieron la hombría de decirme lo que iba a suceder… Bien, prefiero no decir lo que pienso sobre ese grupo de personas que desprecia a los que con nuestro esfuerzo, trabajo y sacrificio de más de 50 años residiendo en Cataluña, hemos contribuido al crecimiento de este gran pueblo.


Esas mentes estrechas, de miras pequeñas, solo merecen mi desprecio. Por suerte, el resto de mis vecinos, amigos y familiares catalanes, no son como esos descerebrados que reniegan de un presente que se vive en perfecta convivencia y armonía, aferrándose a un pasado mitificado que les enardece como a una manada de lobos, pretendiendo construir un futuro que en sus pilares, desprecia la pluralidad lingüística de esta tierra y la riqueza que puede aportar la diversidad de quienes la habitamos.


Soy catalán, me siento catalán y entiendo que como lengua minoritaria se apoye desde todos los ámbitos, civiles, privados e institucionales, pero ese grupo de descerebrados deberían dejarnos vivir en paz porque no son los amos de esta tierra.


Yo, seguiré escribiendo mi serie de Crónicas Catalanas, en castellano.


Buen domingo a todos.